facebook accitanosdelaestacion.es Anuncios GOOGLE patrocina © Accitanos de la Estación ® desde 2008 ...
Hola invitado Inicio Yo viví o trabajé en la Estación de Guadix Login 24/11/2017 20:19h
           
Ir Abajo
La partícula de Dios
  • Publicado: 25.09.2012, 13:42
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    Es admirable que no solo se haya descubierto o interpretado la teoría del comienzo del mundo mediante aquella explosión llamada Bing Bang, sino que profundizando más, quieren descubrir la primera partícula que causó la existencia del mundo. Entonces, ¿fue el Bing Bang o esta partícula la causa de la existencia del mundo?
    La ciencia física considera este nuevo descubriendo del Bosón de Higgs como lo más importante sobre el origen de la materia.
    Le dedicaré varios comentarios por ser hoy lo más avanzado de la ciencia Física.
    ---

    ¿La Partícula de Dios?
    por DRB »
    Los científicos del CERN (el centro europeo de investigación nuclear) han descubierto una nueva partícula que creen con bastante seguridad que podría ser el famoso "Bosón de Higgs" conocido por los medios de comunicación como "La Partícula de Dios".

    La existencia de esta partícula fué propuesta por el físico Peter Higgs hace más de 50 años. Se ha investigado durante décadas para demostrar su existencia. Pero hasta estos últimos años no se ha tenido la tecnología suficiente para demostrar la existencia de esta partícula. Este descubrimiento ayudará a los científicos a comprender mejor la estructura de la materia y el funcionamiento del universo.

    La mayoría de científicos, por desgracia, no suelen creer en poderes o realidades trascendentes y espirituales. No suelen creer en Dios ni en nada sobrenatural. Creen solo en lo que pueden entender, observar y comprobar por medio de la ciencia y la tecnología. Solo creen en evidencias.

    ¿Hasta cuando será así esto? La física cuántica está demostrando que la materia y el universo no son tan deterministas y tan materialistas como pueden parecer. Hay algo más que materia y energía en el universo. Hay una realidad compleja que parece casi onírica y surrealista. Hay algo metafísico, algo espiritual, algo trascendente. Algo que la mayoría de científicos actuales rechaza aún atribuir a Dios; pero que de alguna manera, casi sin darse cuenta, les acerca a Dios, les acerca al poder espiritual supremo.

    ¿Puede la investigación de la física de partículas, la física cuántica y la física relativista demostrar la existencia de un poder supremo que haya diseñado el orden natural? ¿Puede la ciencia demostrar la existencia de Dios?
    -----------

    Permitidme amigos de la Estación los siguientes escritos:

    "La perplejidad de algunos científicos", viendo que no todos los científicos son ateos, para después tratar del Bosón de Higgs al que dedicaré algunos comentarios.

    I) -LA PERPLEGIDAD DE ALGUNOS CIENTÍFICOS


    Dios me libre de querer sentar cátedra en nada científico, pero ante lo que ellos publican para culturizar a los demás, sí que dan a cualquiera la oportunidad de ver, por un lado, admirables progresos, y por otro, descubrir sus silencios a los que nosotros llamamos misterios.

    Dios no puede estar contra lo que llamamos ciencia, tanto en el estudio de las cosas -materia- como en el discurso de nuestra mente -razonamiento y conciencia -inmaterial-.Es precisamente Él el que ha encerrado en la naturaleza de todas las cosas y en nuestra mente las sustancias y potencias en equilibrada cantidad y ordenamiento que llaman -despectivamente- evolución ciega y sin autor, a pesar de ser sabiduría -más que ciencia- complicadísima y perfectísima-, y ante lo que quedamos todos admirados, como en la procedencia de una seres de otros con un orden tan admirable, que los científicos, cuando llegan a los principios de la existencia, no pueden dar razones del por qué y de cómo ocurrió. Y nada se entiende sin ese por qué filosófico y ese cómo sobre-natural.

    Hace unos días escuchaba yo las explicaciones del origen de la especie humana. Y en el último descubrimiento se afirma que el Chimpancé y nosotros no procedemos de una serie de animales diversos que se han ido transformando hasta llegar al Chimpancé y a nosotros, sino que nuestro antecesor era un solo ser que se dividió en hombre por un lado y en chimpancé por otro. Creo que apenas nada nuevo se nos dice, porque ese nuestro antecesor ¿cómo llegó por un lado a esos cambios genéticos casi humanos, y por otro cómo se transforma en inteligente y en el fondo se siente con inquietudes transcendentes?

    Ese por qué y ese cómo, cuando llega el científico ateo a él, tras descubrir hasta el límite de la materia, no encuentra comprobación científica, sino que se queda en el silencio, es su silencio que para nosotros los creyentes, es el Misterio Creativo.
    Por ello Sandage año 1926, astrónomo que calculó la velocidad en que se expande el universo y la edad del mismo, decía: "Era casi un ateo prácticamente en la niñez, la ciencia fue la que me llevó a la conclusión de que el mundo es mucho más complejo de lo que podemos explicar. El misterio de la existencia solo puedo explicármelo mediante lo sobrenatural".
    Por ello Juan Pablo II decía: La filosofía tiene que preguntarse siempre sobre el hombre, y, por consiguiente, cuestionarse siempre sobre la vida y la muerte, sobre Dios y la eternidad. Nunca es anacrónica la confianza en buscar la verdad y en encontrarla. Es justamente ella la que mantiene al hombre en su dignidad.
    Para el ateo, todo consiste en no admitir lo que esté más allá de su razón y ciencia, lo que demuestra que si en cada época va aumentando el conocimiento ¿cómo científicos anteriores podían decir que se creían poseer toda la verdad? El hombre, aquí, nunca alcanzará la Sabiduría Absoluta
    El Génesis que es el comienzo de la Biblia, se inicia su escritura sobre el año 1,500 antes de Cristo y no es un libro fundamentalmente histórico ni científico, sino doctrinal, y usa un lenguaje propio de aquellos tiempos, y nos dice: -hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles-varón y hembra los creó.-
    ¿Cómo lo hizo? Algún día la misma ciencia aceptará y explicará que fue por una intervención de lo sobrenatural como decía ya Sandage.
    Cualquiera se puede preguntar: ¿Cómo sin haber varones y hembras, género masculino y femenino en los mismísimos orígenes se podían reproducir los seres vivos viendo que el aparato reproductor es tan complicado y perfecto y con una organización que ante cualquier defecto o no da vida, o la da monstruosamente?
    ¿Quien fué primero, el tomate o su semilla? ¿Cómo sin ordenamiento previo, unas hierbas se transforman en matas, arbustos y árboles que producen flores bellísimas, variadísimas y con una estructura inexplicable ante las cuales quedamos atónitos por su perfección colorido y perfume, y que terminan además produciendo los frutos, que son fuente de vida completa y con capacidad admirable de reproducirse? ¿La polinización en plantas, y más complicada aún la secuencia en seres vivos, surgió del azar? Y si la flor es posterior a la planta ¿quién polenizó la primera planta?

    Harthaway, padre del cerebro electrónico, queda así de admirado: "La moderna física me enseña que la naturaleza no es capaz de ordenarse a sí misma. El universo supone una enorme masa de orden. Por eso requiere -una causa primera- grande, que no está sometida a la segunda ley de la transformación de la energía y que por lo mismo es sobrenatural".
    ¿Evolución? Sí, ¿pero quien fue tan sapientísima y ordenadísima causa primera anterior a la ley de las transformaciones de la energía a las que la naturaleza se mantiene sometida?

    En estos días se habla de la copia de la maquinaria de nuestro cerebro, que dicen puede albergar 3 millones de horas de video, y que ya es posible. En un segundo de ensayo la máquina pudo simular el trabajo de mil millones de neuronas (al nacer tenemos cien mil millones) y que para 2050 tendremos máquinas de procesar tanta información como todos los cerebros humanos juntos, aunque no sabemos, reconocen, si en realidad se podrá realmente usar porque la neurología desconoce todavía en qué consiste realmente el trabajo de nuestro cerebro, (con el crecimiento las neuronas van aumentando en sus conexiones que llegan entre cien y quinientos billones) En los próximos años, continuan, los ingenieros tendrán que esforzarse en diseñar modelos más complejos que IMITEN EL SISTEMA TALAMOCORTICAL de un cerebro vivo, como dice Jorge Alcalde.
    Es decir, que para imitar a nuestro cerebro se requiere, primero: que exista ese cerebro porque alguien lo ha tenido que hacer y ordenar así. Y para la existencia de esta máquina es necesario aplicarle la misma pregunta o razón que para nuestro cerebro, ¿porque así como construyen una máquina, quien construyó el original al que quieren imitar?
    Ante esa máquina de imitación, es infinitamente más vital el cerebro real, y necesitan tanto las máquinas como el cerebro una inteligencia ordenadora. Segundo, que la máquina nunca será el reflejo de una conciencia humana libre y sensitivamente consciente, sino una combinación casi infinita de números que imiten la realidad.
    Esa máquina imitativa necesita la sabiduría de cientos o miles de ingenieros que sean sus autores, y que ahora están descubriendo más la maravilla de nuestro cerebro, que al parecer nadie lo hizo sino que surgió o del azar o de una combinación de sustancias que solas, sin ordenamiento de una inteligencia, llegó a esta perfección sublime entre billones de combinaciones posibles. ¿Y la imitación que ellos hacen sí necesita un autor de la maquina"?
    ¿Mañana alguien podría decir que esa máquina imitativa de nuestro cerebro surgió del azar porque se combinaron solos entre sí miles de millones de elementos y números?
    Y aquí repito las palabras del padre del cerebro electrónico Hathaway: "La moderna física me enseña que la naturaleza no es capaz de ordenarse a sí misma".
    Y no solo ante esa máquina sino ante el cosmos ¿quien es el arquitecto del original? ¿El Ordenador Consciente Universal?

    ¿No es este el llamado pecado original con el que todos nacemos, es decir, la rebelión contra el Creador, Causa Primera Ordenadora, aún negando su existencia para intentar ocupar, algunos científicos y nosotros, su lugar? Todos mordisqueamos la simbólica manzana.
    Seréis como Dios, dijo maliciosamente la serpiente a Eva, y seguimos en ello.
    Sería muy interesante que en el genoma humano descubran algún día el gen dios, la partícula dios, o de Dios, ¿qué algunos quieren usarla contra Dios?
    Y es consolador oír de nuevo a Pablo II: "La filosofía se pregunta si el hombre puede conocer la verdad, las verdades fundamentales sobre sí mismo, sobre su origen y su futuro".
    No aceptando lo sobrenatural nunca llegaremos a conocer la verdad, porque Cristo, Hijo de Dios, lo aceptemos o no, (y no pocos científicos lo aceptan), nos dice: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Y Juan evangelista nos revela: Al principio ya existía la Palabra. Todo existió por medio de ella y sin ella nada existió de cuanto existe.
    Y aunque no es moderno preguntarse por la verdad, esta es la verdad: que nada surgió del azar.
    "Esto es precisamente lo que legitima la intervención de la Iglesia en la problemática del desarrollo. Si éste afectase sólo a los aspectos técnicos de la vida del hombre, y no al sentido de su caminar en la historia junto con sus otros hermanos, ni al descubrimiento de la meta de este camino, la Iglesia no tendría por qué hablar de él.
    "Pero si la cuestión de la verdad es la cuestión esencial de la fe cristiana transcendente, la fe tiene que ver inevitablemente con la filosofía."
    Para mí, amigos, comprended que Dios es mi Dios y es lo más importante por lo que se puede vivir. Por ello ha llenado mi vida y ocupa mi pensamiento cada día más.


    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 27/09/2012 13:36h<!-- end editby -->
  • Publicado: 13.10.2012, 23:47
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    14-0ctubre 2012

    2)-Descubren una partícula que podría ser el Bosón de Higgs.


    Su hallazgo supone un papel importante en la explicación del origen de la masa de otras partículas elementales. Los bosones son partículas, como las de la luz pero que son el origen de la masa de todas las materias existentes,
    Los fermiones son los responsables de que haya masa. Pero sería el bosón de Higgs el que serviría de pegamento y determinaría que se formase materia inmediatamente ¿después del Big Bang?

    Es bueno que hayan cambiado la expresión de los premios Nobel sobre la "partícula Dios" por la más reverente de "partícula de Dios", decía yo en otro artículo anterior. Aquella partícula si es Dios no puede ser partícula, sino una partícula creada y usada por un Ser inteligente e infinitamente sabio para poder dar una explicación racional a tanto orden tan complicado de cuanto es materia.
    -El campo de Higgs, dicen, requiere la existencia de una partícula que lo componga. ¿Cuál es? y responden: -El bosón de Higgs- del que en estos días nos hablan como principio del universo, ¿queriendo convertirlo en el creador de la materia, no en un medio organizador? Puede que así Dios muy sabiamente lo dispusiera creándolo como inicio físico organizador en su creación. De alguna forma tuvo que hacerlo. Sabiduría y poder no le falta, Y su razóm era hacer el bien al hombre rey a quie declara, Rey de esa su creación dominando en lo posble esta infinta creacón.
    Por eso oigamos en primer lugar a la Palabra de Dios y testimonios de algunos sabios de la Historia creyentes e influyentes en los grandes avances de la ciencia de ayer base de la hoy. La verdad descubierta por la ciencia probobada, esa ya es la verdad-aunque se le añadan, otras perpectivas, pasos o nuevos descubrimientos que amplien estos fundamentos, y siendo auténticos, jamás estar?sn contra las verdades de Dios.
    Él me dio el verdadero conocimiento de las cosas, para conocer la constitución del universo
    y las propiedades de los elementos. (Sabiduría. 7-17)

    Newton. Fundador de la física teórico clásica:
    Lo que sabemos es una gota y lo que ignoramos un inmenso océano.
    La admirable disposición y armonía del universo, no ha podido sino salir del plan de un Ser omnisciente y omnipotente.

    Johannes Kepler. Astrónomo:
    Dios es grande, grande es su poder, infinita su sabiduría.
    Alábenle cielos y tierra, sol luna y estrellas con su propio lenguaje.
    ¡Mi Señor y mi Creador! La magnificencia de tus obras quisiera yo comunicarla a los hombres en la medida en que mi limitación de inteligencia pueda comprenderla.

    Copérnico Fundador de la mundovisión moderna: ¿Quién que vive en íntimo contacto con el orden más consumado y la sabiduría divina no se sentirá estimulado a las aspiraciones más sublimes? ¿Quién no admirará al arquitecto de todas estas cosas?

    Plank, fundador de la física cuántica, y premio Nobel: Nada pues nos lo impide, y el impulso de nuestro conocimiento lo exige, relacionar mutuamente el orden del universo y el Dios de la Religión. Dios está para el creyente en el principio de su discurso, para el físico en el término de los mismos.

    Harthaway, padre del cerebro electrónico: La moderna física me enseña que la naturaleza no es capaz de ordenarse a sí misma. El universo supone una enorme masa de orden, Por eso requiere una "causa primera" grande. Que no está en la segunda ley de la transformación de la energía y que por lo mismo es sobrenatural.

    Charles Tornes, Premio Nobel por descubrir los principios del Láser: Como religioso, siento la presencia e intervención de un ser Creador que va mucho más allá de mí mismo, pero que siempre está cercano, la inteligencia tuvo algo que ver con la creación de las leyes del universo.

    Allan Sandage, astrónomo que calculó la velocidad con que se expande el universo y la edad del mismo: Era casi un ateo prácticamente en la niñez, la ciencia fue la que me llevó a la conclusión de que el mundo es mucho más complejo de lo que podemos explicar. El misterio de la existencia solo puedo explicármelo mediante lo sobrenatural.

    Wernher Von Braun, Constructor de los cohetes espaciales: Por encima de todo está la gloria de Dios, que creó el gran universo, que el hombre y la ciencia van escudriñando e investigando día tras día en profundidad de adoración.

    Darwin, Teoría de la evolución: Jamás he negado la existencia de Dios. Pienso que la teoría de la evolución es totalmente compatible con la fe en Dios. El argumento máximo de la existencia de Dios me parece es la imposibilidad de demostrar y comprender que el universo, sublime sobre toda medida, y que el hombre hayan sido fruto del azar.

    Es admirable a donde llega ya la mente humana, pero esa partícula de Dios, ¿quién la puso ahí? ¿Quién la dotó de esa energía? ¿Del interactuar de esa partícula por azar con otras partículas se formaron las galaxias con sus miles de millones de astros, la vida y el hombre con las llamadas potencias del alma (que no son materia), sin que nadie les diese ese impulso y ordenamiento? ¿Si existe esa partícula desde la eternidad, porqué se movió en un momento dado y no antes? ¿Si estaba estática desde la eternidad, quien la movió? Al mundo le asignan miles de millones de años, luego tuvo un principio. Y todos sabemos que no se debe al azar. Decía un sabio: Dios no juega a los dados.
    La ciencia es admirable, pero siempre llega al límite del que no puede prescindir nuestra razón: ¿Quién y por qué se dio el primer movimiento? Aquí todos topan con el misterio.
    A Dios, misterio, no se le puede encontrar con un análisis físico ni matemático, y aquí yerran los científicos que quieren de sus análisis de la materia, llegar a la negación de Dios en el que nada hay de materia. Dios Es.
    -----------------------------------------------------
    -"Entiendo que para un creyente, se dice, sea impensable un mundo sin dios (Dios). Pero eso ya es terreno de emociones, no de razones".-
    Nada discuto un discurso científico, admiro la mente humana y a cuantos investigan en profundidad la Física.

    Pero no puedo admitir que la fe pertenezca al terreno de las emociones.
    Emoción es: una conmoción, impresión, turbación, alteración, agitación y perturbación.
    Nada de eso es la fe porqué está fundamentada, para el creyente, en la autoridad de la Palabra de Dios que es la Sabiduría de la que recibimos la confianza y la esperanza y el amor. Esa "Palabra" "el Verbo" hasta se hizo hombre para confirmarnos que Él existía antes de la creación del mundo, como dice el mismo Cristo.
    La religión es: Confesión, creencia en la Palabra de Dios, humildad, fe, culto amoroso y transcendencia, usando también de la filosofía y superando y complementando a esta y a cualquier conocimiento sobre la materia, al creer en esa transcendencia: El Reino de Dios

    La ciencia, dice Juan Pablo II, puede purificar a la religión del error y la superstición, mientras que la religión puede purificar a la ciencia de la idolatría y los falsos absolutos. Y esta partícula Dios es un falso absoluto.
    Repito las palabras de Newton, Fundador de la física teórico clásica: -Lo que sabemos es una gota y lo que ignoramos un inmenso océano. La admirable disposición y armonía del Universo, no ha podido sino salir del plan de un Ser omnisciente y omnipotente-.
    Creo que es de sentido común admitir un Hacedor, un Arquitecto, un Creador fuente de la fiisica y la qumica esencia de aarte y la belleza usase la forma que usase, y hasta ahí puede llegar la ciencia. ¡Que inmenso campo de grandeza ha dado el Creador a la mente humana para conocer la constitución del universo! (Pero nuestra soberbia es la misma de Adán y Eva, la rebelión heredada, el llamado pecado original: queemos ser dioses, más que Dios, y así intentamos expulsar a Dios para ocupar algunos su lugar)
    ---
    -No entro a discutir sobre ciencia. Pero la respuesta a la pregunta sobre la causa de laprimera o primeras partículas, queda sin aclarar, porque se habla de tres desintegraciones iniciales, luego algo existía antes de esas desintegraciones. De otra forma no habrían podido desintegrarse. Y la pregunta sigue igual: ¿quien puso allí lo que se desintegra? Ni la física ni las matemáticas, repito, pueden dar respuesta a ello. Nosotros estamos en esta vertiente de la materia,y al otro lado, Dios, el ser omnisciente y omnipotente, que nos pide la fe aún enviándonos a su Hijo para que nos descubriese que en el más allá de la materia hay otro Reino, el Reino de los Cielos, el Reino de Dios. ¿Y cómo será ese Reino si este universo nos resulta tan fantástico y ameno?
    ---
    -¿Quién puso allí en el principio esa partícula tan infinitamente organizativa de la materia? y se responde: -Evidentemente, ahora, los investigadores del LHC haciendo chocar "racimos" de protones a la energía que han dispuesto para cada serie del experimento-.
    Luego evidentemente había también al principio unos racimos de protones con lo quer esa energía choca y producen las partículas con masa, y a partir de ahí ya todo es ciencia. Con esto quieren decir, que la ciencia da razón de los procesos, no de las razones últimas. Para eso afirman, ya está la Filosofía, y para quien así lo quiera, las creencias. Perfecto.

    La filosofía se pregunta si el hombre puede conocer la verdad, las verdades fundamentales sobre sí mismo, sobre su origen y su futuro.
    La Teología es un saber racional de lo sobrenatural,y su testigo es Cristo, pues usa argumentos y lógica. Pero la Fe de cada individuo aunque es única y subjetiva, tiene sus bases en la Palabra de Dios, no solo para el ámbito subjetivo como algo privado, sino que se fundamenta, ya en el tiempo, en la palabra humana de Cristo, que vino como hombre, Hijo de Dios a enseñarnos a todos la verdad sobre ese mundo sobrenatural. Y da a Pedro la facultad para que siga en el tiempo siendo siempre Él actualidad. Y así nuestra fe se compendia en el Credo Apostólico y en las verdades que la Iglesia va descubriendo comprendidas en la revelación y Tradición como código de cualquier sociedad que necesita su estructuración señalando medios y fines, instituida así por Cristo con lenguaje sabiamente humano.

    Hasta en eso, ¡que grande es el hombre a quien su Creador le deja en libertad absoluta ante El mismo! ¡La respeta profundamente en silencio! Y es tanta la libertad que nos resultan increíbles e incompresibles tantas rebeldías humanas ante el silencio de Dios. Pero todos daremos cuentas de nuestros actos en el momento que Dios nos tiene señalado. ¡Don muy dignificador, pero muy responsable es la libertad! Y unos entrarán en ese reino y otros no. Y a ese otro lugar Cristo lo llama llanto y crujir de dientes, desesperación, infierno, y para evitar que fuésemos a él y abrirnos las puertas del Reino de Dios, enseñándonos el camino a los humanos, hasta muere en una Cruz pidiendo el perdón para el hombre. Esa transcendencia es lo más importante de esta vida pasajera. La petulancia de la soberbia nos puede resultar muy peligrosa. El mundo, la materia no es Dios, pero Dios si está en su creación manteniéndola y vistiéndola de su hermosura hasta que El quiera llegue su fin como residencia pasajera del hombre, queramos o no.

    Lo propio de la fe cristiana en el mundo de las religiones es que sostiene que nos dice la verdad sobre Dios, el mundo y el hombre.
    Si la cuestión de la verdad es la cuestión esencial de la fe cristiana, la fe tiene que ver inevitablemente con la filosofía, decía Benenedicto XVI

    Temo a Jesús que pase y yo no le siga, decía San Agustín. Nos puede ocurrir a todos, ignorantes y sabios o científicos, como a aquel joven pedante ilustrado que viajaba en el tren con un anciano rezando el Rosario, a quien le dijo el joven compasivamnte que le podía enviar algún libro para que se instruyese. A lo que respondió el anciano, muy agradecido: me lo puede enviar a esta dirección, y le entregó su tarjeta: Luis Pasteur, Instituto de Ciencias de París.
    Dios siempre viaja con nosotros.




    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 14/10/2012 02:15h<!-- end editby -->
  • Publicado: 28.10.2012, 10:15
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    28-octubre 2012
    Todas las civilizaciones han tenido lo espiritual, cada uno a su forma, como base de sus principios por los que se han gobernado los pueblos sin conocer los adelantos de la actual ciencia. Todas las civilizaciones conocidas, y aún antes de los pueblos y naciones, tienen tanto en Oriente como Occidente la creencia en el más allá o en otra vida, y daban culto a un Ser supremo que ellos veían en sus ídolos, pero siendo su pensar la condena de los vicios, según culturas, y exaltación de la virtud. Hoy estamos exaltando los vicios y crímenes como la meta del "progreso" y a la virtud en signo de debilidades a combatir.
    Por ello a mí me gusta hablar de España y Dios, las dos víctimas de este desvarío de la mente de no pocos, y que cuantos más crímenes se cometan, se creen más hombres. Es la peor de las idolatrías. Aún a los criminales los vemos encumbrados a los altares de "idolos y héroes". ¿Progreso o decadencia?


    ¿LA PARTÍCULA DIOS, O DE DIOS, ES BUSCAR UNA NUEVA DIVINIDAD?


    3)- ¿ACORRALAR LA PARTÍCULA DE DIOS?


    Un tema precioso con el que felicitaba a todos los accitanos en los días de Navidad del 2011.
    Permitidme hoy su recuerdo para entrelazar otros diversos artículos.

    Algunos científicos, aún con premios Nobel, tienen tan ocupada su inteligencia con lo material buscando su origen, su perfección y siempre obedientes a unas mismas normas matemáticas, que olvidan la Sabiduría, y ante Dios, quienes le niegan, no son sabios. "Si deseas la Sabiduría, guarda los mandamientos, y el Señor te la concederá; porque el respeto del Señor es sabiduría y educación" (Ecl. 1-26) Y Dios es la única verdadera sabiduría en su totalidad inalcanzable.
    Es de admirar cuanto significa el progreso de la mente humana, pero esta tiene un límite que solo Dios ha establecido, porque es el que ha dotado al hombre de la razón que nos distingue de los demás seres y, a la naturaleza le ha dado ese admirable orden que aún con sus convulsiones va modificando y manteniendo en evolución constante todo cuanto es materia, a la que Dios dejó vestida de su hermosura en la más sublime armonía en su renacer primaveral, en la eclosión de los frutos y abundancia de luz estival, en su atardecer otoñal y en sus ramas sin hojas desnudas en invierno.

    Sheldon Glasgow y Lederman están, decían no hace mucho, muy cerca de descubrir "La partícula Dios". Ya se usa otra formula más humilde, corregida por los demás científicos: "La partícula de Dios".
    Es admirable que no solo se haya descubierto o interpretado esa teoría del comienzo del mundo mediante aquella explosión llamada Bing Bang, sino que profundizando más quieren descubrir la primera partícula que causó la existencia del universo.
    Entonces, ¿fue el Bing Bang o esta partícula la causa de la existencia del mundo?
    Algo a lo que llaman bosón de Higgs, si es que existe, decían, tiene un tiempo de vida muy corto y rápidamente decae en otro tipo de partículas que son las que quieren analizar en sus laboratorios si pueden dada su velocidad, como la luz, en un tubo de ensayo.
    El bosón de Higgs, dicen, es la última pieza del Modelo Estándar, la que da sentido a la física tal y como la conocemos. Es un conjunto de reglas matemáticas que describe cómo todas las partículas conocidas interactúan entre sí. Los físicos aún no son capaces de saber por qué la mayoría de las partículas tienen masa, pero si no la tuvieran, la realidad sería muy diferente. No existiría la materia que conocemos, la que nos forma como seres humanos. Estas partículas no pesarían nada y circularían por el universo a una velocidad cercana a la de la luz.
    Higgs describe las ecuaciones matemáticas por las que predice la existencia de una partícula nunca vista, pero necesaria.
    Todavía es pronto, afirmaban, para decir que se ha encontrado el preciado bosón. La validez del Modelo Estándar de la Física está en juego. No se puede hacer un anuncio definitivo sobre la existencia o no de la partícula Dios.
    ---
    Es bueno que hayan cambiado la expresión de los premios Nobel citados sobre la "partícula Dios" por la más reverente de "partícula de Dios", porque si es Dios no puede ser partícula, sino una partícula usada por Dios. Y ninguna partícula física es Dios.
    Es admirable a donde llega ya la mente humana, pero esa partícula de Dios, ¿quién la puso ahí? ¿quién la dotó de esa energía? ¿Del interactuar de esa partícula con otras partículas o energía se formaron los astros, la vida y el hombre sin que nada les diese ese impulso y ordenamiento? ¿Si existe esa partícula desde la eternidad por qué se movió en un momento dado y no antes?
    La ciencia es admirable, pero siempre llega al límite del que no puede prescindir nuestra razón: ¿Quién y por qué se dio el primer movimiento? Aquí todos topan con el misterio.
    A Dios, misterio, no se le puede encontrar con un análisis físico ni matemático, y aquí yerran los científicos que quieren de sus análisis de la materia, llegar a la negación de Dios en el que nada hay de materia. Dios "Es"... la materia "está"pero su Hijo se Encarnó, para que le viésemos y oyésemos en el "estar" como Palabra de Dios, en Jesús de Nazaret.
    ----
    RESPUESTAS en el foro de Catholic.net por Hector04 » (Supongo es un científico o muy ilustrado de la materia.)
    Eh aquí su comentario en el que no tiene más remedio que usar ciertos términos científicos:
    "El bosón de Higgs nunca tuvo nombre, lo que Higgs hizo fue realizar un "implica", si la unificación electrodébil es cierta esto implica que la relatividad es cierta y la mecánica cuántica es cierta y esto implica que debe haber una partícula que le dé masa a las demás, Lederman quiso escribir su libro de esto y le llamó "The Goddamn Particle" (la partícula maldita de forma peyorativa por lo costoso y difícil que era encontrarla) al bosón de Higgs, el editor de su libro quiso cambiarla a "The God Particle" quedando; " La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?" .
    En su traducción literal no es "La Partícula Dios" como introduciendo una nueva deidad sino mas bien su traducción filológica es "La Partícula de Dios", así que nadie cambió nada, desde 1993 que tiene ese nombre en el título de su libro por una decisión editorial que ha dejado mucho que hablar, mucho más que el hecho que la masa sea emergente.
    Porque ¿cómo serían las partículas sin masa, completamente desnuda? tendría la velocidad de la luz, es decir no podrían formar enlaces ni cuerpos ni cosas. Algo importante para quien se pregunta de donde viene todo y cómo llegamos hasta el hombre y la razón creadora. Así, las interacciones de las partículas no son la primera causa sino que son causas secundarias que le dan propiedades que nos parecen básicas a las cosas.
    Leibnitz : La razón en última instancia siempre la conoce Dios.
    ---
    Por ello, yo en estos comentarios, solo quiero descubrir la relación de toda masa existente con un Principio necesario.
    ---------------------------------------------------------------------------------------------


    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 28/10/2012 12:01h<!-- end editby -->
  • Publicado: 11.11.2012, 19:55
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    4)- TESTIMONIO DE CIENTÍFICOS SOBRE EL BOSÓN DE HIGGS

    A veces nos creemos que los científicos todos son ateos o a lo sumo agnósticos, así hoy nos lo quieren hacer ver, y no podemos callar, no debemos callar para alcanzar la verdadera paz interior. Ya hemos traído testimonios de eminentes y reconocidos universalmente como sabios, que nos confirman que una gran mayoría sí creen en un Dios organizador de la materia.
    El mismo Aristóteles año 384 antes de Cristo, discípulo de Platón, Maestro de Alejandro Magno y fundador de la Lógica, ya decía: "La naturaleza del hombre es esclava en tantos respectos, que sólo Dios, hablando como Simónides, debería disfrutar de este precioso privilegio (la filosofía-sabiduría). Sin embargo, es indigno del hombre no ir en busca de una ciencia a que puede aspirar. No hay ciencia más digna de estimación que ésta; porque debe estimarse más la más divina, y ésta lo es en un doble concepto. En efecto, una ciencia que es principalmente patrimonio de Dios, y que trata de las cosas divinas, es divina entre todas las ciencias."
    ---
    LA PARTÍCULA DE DIOS

    La partícula sub atómica "bosón de Higgs", ¿es un intento de negar la existencia de Dios?

    Autor: Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz /. Fuente: es.gaudimpress.org.

    "Un amigo periodista, sabiendo que además de sacerdote, soy químico de profesión, me entrevistó en radio y me preguntó que si la expresión "partícula de Dios" , referida a una partícula sub atómica, más adecuadamente llamada "bosón de Higgs", no era un intento de negar la existencia de Dios y le comenté que no era así, pues incluso, quien acuñó el término de "partícula de Dios", para una novela de divulgación científica, el Premio Nobel de Física (1988), León Lederman, había señalado que demostrar la existencia del "bosón de Higgs" ayudaría a comprender mejor "cómo Dios hizo el universo".

    La intención de los científicos europeos que dieron a conocer en Ginebra que habían comprobado la existencia de "la partícula de Dios", contando con la presencia del Doctor George Higgs, quien en los años sesenta propuso la existencia del "bosón", no es negar la existencia de Dios o distorsionar la imagen que de Él tenemos los creyentes.

    Ciertamente la utilización del término "partícula de Dios", con el que también es conocido el "bosón de Higgs", a más de alguno le podría hacer pensar que Dios es materia y tiene partículas y por lo mismo es "medible" y "manipulable"; a otros les podría hacer suponer una especie de un "panteísmo", donde el conjunto del todo "hace a Dios" e incluso algunos podrían llegar a afirmar que Dios no existe.
    Contrario a esas posturas, la comprobación de la existencia de esta partícula señala cómo la ciencia y la fe, no están en contraposición, sino que se complementan, pues tienen como objeto común la verdad, a la cual se acercan de diversos modos. La ciencia a través de las causas segundas y la religión a través de la causa primera que es Dios. La ciencia pretende saber "el cómo", la religión nos dice "Quien".
    Dios es el creador de todo cuanto existe, visible e invisible y se distingue de su creatura. Es Espíritu y por lo mismo es inmensurable, es decir no medible. Sin embargo esto no significa que no podamos reconocer su existencia a través de la razón y de la ciencia, las cuales nos proporcionan algunos datos sobre Dios. Él mismo, se autorrevela veladamente en el Antiguo Testamento y plenamente lo hace en la persona de Cristo. Como un acto libérrimo de amor, se limita y toma nuestra condición humana, sin dejar de ser Dios, para redimirnos, para que lo conozcamos mejor, experimentemos su amor y sepamos que estamos llamados a la Vida Eterna; datos que conocemos porque el mismo Dios nos lo reveló por su amado Hijo, Jesucristo.

    El mundo en un orden maravilloso

    El orden maravilloso que encontramos en el mundo de las partículas subatómicas, así como la belleza macrocósmica de las imágenes de las constelaciones en los límites del Universo captadas por el Telescopio Espacial "Hubble" y dadas a conocer en el 2009, nos hablan no sólo de un orden y una perfecta armonía, contarios al caos o al azar, sino de una mente creadora, que para los católicos es mucho más que "una mente" o "una energía", pues es persona y es nuestro Padre que se revela en la naturaleza y en cada ser humano, pues Dios mismo asume nuestra condición humana en su Hijo Jesucristo. Por lo mismo, este hallazgo científico como creyentes nos alegra, pues habla de la capacidad del hombre de escudriñar el mundo material, para conocer sus secretos y a través de ellos tener mayor número de evidencias la existencia de Dios.

    El 4 de julio del 2012 para los físicos del mundo será recordado como el día en que pudieron comprobar hipótesis sobre las "partículas subatómicas" y que su visión de la "materialidad" del mundo era correcta, pues encontraron el "eslabón perdido" que le da sustento a las hipótesis que desde la segunda mitad del siglo pasado habían propuesto para explicar la manera en que las partículas subatómicas interactúan, se mantienen unidas para dar consistencia a la materia y se comportan de la manera en que lo hacen.

    En 1972, junto con algunos amigos de la Preparatoria 8 de la UNAM en la que estudié, presentamos en una exposición universitaria, la figura tridimensional de un "Orbital D"; dato científico que en ese entonces era una novedad, pues después de los descubrimientos que dieron pie a la utilización de la energía atómica aún faltaba mucho por conocer sobre la constitución subatómica de la materia y su comportamiento, por lo que contaba con diversas hipótesis, como la que ahora se ha comprobado.

    En general, desde la secundaria y en la preparatoria también, a todos, se nos habla de los elementos de la Tabla Periódica, de los átomos, de los protones, neutrones y electrones y quizá, cuando se estudia el proceso de vida de las plantas, se menciona a los fotones. En estudios más especializados sobre el mundo de las partículas subatómicas se habla de los "quarks" y "leptones" que son de seis variedades cada uno. Los "leptones" aparecen de manera individual y los "quarks" en pares, los cuales están unidos por "gluones". Recordemos que estos nombres se fueron dando a las partículas según se iban "suponiendo" y descubriendo.

    Para explicar algunos "comportamientos de estas partículas", el científico Inglés George Higgs propuso la existencia de una partícula más a la que llamó "bosón", por lo que desde 1964, esta partícula hipotética fue llamada "bosón de Higgs". Años después, en una novela de divulgación científica, esta partícula fue denominada por León Lederman como "la partícula de Dios", sin ninguna connotación de tipo religioso, sino solamente analógico, con la idea de que se sabía que existía, pero que nadie la había visto.

    Por Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz
    Rector del Templo Expiatorio a Cristo Rey
    Antigua Basílica de Guadalupe


    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 11/11/2012 21:07h<!-- end editby -->
  • Publicado: 04.12.2013, 19:02
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513


    -Debemos volver al humanismo de la esperanza y de nuestra firme certeza en la Fe.

    ¿Cómo habrá de ser el humanismo para el siglo XXI?
    Autor: Ángel Gutiérrez Sanz | Fuente: Catholic.net

    Uno de los debates culturales más serios del momento actual es el que mantienen entre sí el laicismo y religión. Dos fuerzas que aspiran a asumir la hegemonía cultural de nuestra sociedad, dos polos contrapuestos sobre los que gravita el pensamiento contemporáneo y en medio de estos dos frentes nos encontramos nosotros, los hombres y mujeres del siglo XXI obligados a tomar una postura en consonancia con nuestras aspiraciones personales. El humanismo sin Dios aspira a sustituir al humanismo religioso.

    Desde hace tiempo un secularismo sectario nos invade por todas las partes su mensaje no es nada alentador: la religión tiene que desaparecer del ámbito público y quedar relegada a la sacristía, como si se tratara de una amenaza para la sociedad. Su voz debe ser silenciada, sus manifestaciones públicas prohibidas, sus signos y símbolos retirados de los lugares públicos, si algún derecho tiene a existir sería única y exclusivamente en el ámbito estrictamente privado ¿Por qué?... ¿pues porque un Estado debe ser laico que es tanto como decir neutral y la neutralidad es ausencia de religión?
    Estamos cansado de oír decir por ahí que para ser libre no hay que creer en nada... Falacias y más falacias.? ¿"Qué se va a poner donde estaba el tradicional Cristo agonizante? Se preguntaba Unamuno ¿Una hoz y un martillo? ¿Un compás y una escuadra? O ¿qué otro emblema confesional? Porque hay que decirlo claro, y de ello tendremos que ocuparnos: la campaña es de origen confesional. Claro que de confesión anticatólica y anticristiana. Porque lo de la neutralidad es una engañifa. Lo decía Unamuno y lo dice también Benedicto XVI: "El laicismo ha dejado de constituir un elemento de neutralidad capaz de abrir espacios de libertad para todos. El laicista, cuando habla de religión, no le da igual una cosa u otra, claro que no, se muestra abiertamente en contra de ella y esto no es neutralidad".

    El laicismo no es neutral cuando trata de excluir al creyente de la vida publica y trata de relegarle a la sacristía. No es neutral cuando se comporta como lo viene haciendo el Parlamento Europeo acusando tendenciosamente a unos y exculpando a otros o el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo al prohibir la presencia de crucifijos en las escuelas. No se es neutral cuando al creyente se le coarta y restringen sus derechos y libertades.

    No se es neutral cuando a través de los medios de comunicación se manipulan las noticias, aireando lo que perjudica y silenciando lo que favorece a la Iglesia. El presunto neutralismo laicista , no es tal, ni nunca lo ha sido. En realidad, los hombres y las mujeres, necesitan creer en algo, lo que sea. Sucede que hay una confesionalidad sin Dios; pero al fin y al cabo confesionalidad y los dogmas religiosos de los que se prescinde, acaban siendo sustituidos por otros. La aconfesionalidad ligada a la inocencia política, en la práctica, no existe, lo que sucede hoy es que el celo laicista por hacer olvidar a Dios, es bastante más intolerante que el celo del creyente por hacerle presente.

    Hemos afrontado al tercer milenio con grandes incertidumbres. A estas alturas hay quien se dispone a vivir una época definitivamente posreligiosa, mientras que otros aseguran que el futuro de la humanidad será religioso o no será. De lo que no hay duda es de que tanto creyentes como no creyentes tendrán que hacer frente a un mismo destino porque pertenecen a la misma familia humana, comparten los mismos miedos, se sienten agitados por las mismas ansias de felicidad. Todos se ven en la necesidad de tener que admitir que la muerte es parte de la vida. Sobre unos y otros gravita el mismo interrogante, no exento de dramatismo: ¿Qué nos queda después de haber vivido? La inmanencia o la trascendencia son las dos posibles respuestas a esta pregunta, hay que elegir entre el más acá o el más allá, entre la nada o la infinitud, dos abismos sin fondo ambos estremecedores; pero no hay más alternativas posibles y es aquí donde los caminos de unos y de otros se separan.
    Hubo un tiempo en que la gente estaba preocupados por el futuro, hoy no, hoy se vive con intensidad el presente, al más puro estilo del "Carpe diem". Los hombres y mujeres de hoy quieren ser felices aquí abajo, siguiendo la consigna de Nietzsche. "Os conjuro, hermanos míos, permaneced fieles a la tierra y no deis crédito a los que os hablan de fe en esperanzas sobrenaturales. El actual laicismo ha sabido traducir bien este mensaje nietzschiano en un slogan publicitario que colgado de los autobuses ha deambulando por acá y por allá haciéndose visible en plazas y calles de nuestras ciudades y que reza así: "PROBABLEMENTE DIOS NO EXISTE. DEJA DE PREOCUPARTE Y DISFRUTA DE LA VIDA". Se trata de una llamada dirigida a las personas. Se nos invita a comer de todos los frutos prohibidos de un huerto que ya no tiene dueño. La estrategia laicista se pone así de de manifiesto; no se pretende ya sólo expulsar a Dios de la sociedad y del estado, también de las familias y de las conciencias.

    ¿Por qué así? Sencillamente porque Dios es considerado el enemigo de la vida y de todo lo humano; se piensa que mientras Él esté presente, los hombres no podrán nunca ser felices y libres. La afirmación del hombre conlleva la negación de Dios, en consecuencia para poder disfrutar de la vida, previamente hemos de liberarnos de unos mandatos y preceptos divinos opresivos que la religión se ha encargado de imponer a las conciencias. La última razón en la que el laicismo se fundamenta para combatir a la moral religiosa, es la de que mata los anhelos de las aspiraciones humanas; pero habría que preguntarse; una vez removido Dios del horizonte moral ¿qué queda ya? no más que el vacío, así lo reconocen los mismos ateos.

    Se comenzó pensando que una humanidad huérfana de Dios ensalzaría al hombre, le haría dueño de su propio destino; pero la experiencia nos ha ido demostrando que una humanidad sin Dios ni es más grande, ni es más libre, ni es más feliz. Del desencanto hemos ido pasando a la indignación, de la indignación a la resignación después de haber constatado que el estado del bienestar es frágil y huidizo como la propia vida y es aquí donde ahora nos encontramos.

    ¿Cómo habrá de ser el humanismo para siglo XXI? A nivel mundial se perciben signos que apuntan en la dirección de una religiosidad renovada capaz de devolver a los hombres y mujeres esa esperanza abierta a la trascendencia que tanto necesita. Presiento que el cristianismo volverá a ser en Occidente lo que nunca debió de dejar de ser. Creo sinceramente que el hombre moderno tarde o temprano volverá sus ojos al humanismo de la esperanza, porque es en él donde podrá encontrar la razón última para seguir viviendo. Sólo Dios puede ser la última respuesta de un mundo desesperanzado como el nuestro que se está quedando sin horizonte.

    Ángel Gutiérrez Sanz (Catedrático de Filosofía y autor del libro recientemente publicado. LAICISMO Y NUEVA RELIGIOSIDAD.


    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 04/12/2013 20:27h<!-- end editby -->
  • Publicado: 13.04.2014, 07:48
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    LA SEMANA SANTA, LA CREACIÓN Y LA REDENCIÓN EN EL GÉNESIS
    13-Abril 2014

    ¿Por qué repito en mis escritos el tema PARTÍCULA DE DIOS?
    Sencillamente porque el Génesis que leemos estos días de Semana Santa, contiene la "Creación de la materia y la Redención del género humano." Y ese Cristo que Procesionamos es NADA MENOS al que encargó el Padre la Creación y después lo vemos azotado, coronado Rey de Burlas y morir en una Cruz. ¡Estremecedor nuestro comportamiento!

    Del mundo finito, limitado, como materia, nos dice el Génesis: "era un caos informe, sobre la faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas". Referente al caos es confirmado por la ciencia, siendo todo al modo de partículas evolutivas entre el fuego de los volcanes alternado con grandes ciclos glaciales.
    Pudo hacerlo de otra forma, pero fue creado así.
    Mas al comparar concepto finito con el concepto Infinito, uno es con finitud, límite, y el otro difícilmente definible, es eternidad, y aún, por ser tan inmenso lo finito, seguimos descubriendo su expansión y cuanto una Sabiduría ha empleado en su evolución sujeta a unas normas universales ordenadísimas e inmutables.
    En la primera partícula del Bing Bang ya estaba Cristo como la Palabra creadora, "todo existió, nos dice Juan, por medio de ella y sin ella nada existió de cuanto existe".
    Pero no todos lo admiten porque ,"as tinieblas no la reconocieron. Pero a los que la acogieron, a los que creen en ella les hizo capaces de ser hijos de Dios". (Juan.1) .
    Y es Palabra de Dios.
    Después, en la plenitud de los tiempos, griego y romano, Cristo se hace "partícula de Dios" al hacerse hombre, asume nuestra naturaleza.
    ¡Gran misterio! ¡Realmente materia y en ella la esencia divina!

    La Iglesia es también partícula de Dios, su permanencia en la Eucaristía testifica que en un trocito de pan entre los hombres, nos asume Dios en él, habita en nosotros. Y así, el hombre con el mismo Dios, juntos en su Cena donde Él nos revela su Evangelio, Buena nueva, que se ofrece hasta los confines del mundo.
    De donde se desprende que el Sacerdocio sacramental en cada pueblo, es partícula de Dios. Otro Cristo lo llama
    Pio XI.
    El Papa o Santo Padre para dar realidad a la Institución de la Iglesia: Cuerpo (de Cristo), es el "dulce Cristo visible" como Autoridad, Gobierno y Doctrina. "El que a vosotros oye a mí me oye " Y tu eres Pedro y sobre esta piedra yo edificaré mi Iglesia" Todos ladrillos, partículas del Edificio de Dios en su Creación y Redención.

    Todo hombre, es del mismo modo partícula de Dios, hecho a su imagen intelectiva en progresión evolutiva de perfección y conocimientos, y por esto el hombre debía tener su limitada inteligencia, sumisa a Él.
    La Biblia nos dice que el hombre, al ser humano, Dios le da algo que no poseen los animales: su Imagen y semejanza. El ser humano no es humano solo por tener un cuerpo, lo específico del ser humano acaece en él cuando el Espíritu de Dios lo inhabita, y lo hace apto para ser intelectualidad razonada. ¿En qué momento de nuestra historia humana ocurrió esa inhabitación plena? ¿El hombre fue una especie distinta o surgió de otro animal? No todos están de acuerdo.
    Pero esta imagen de Dios, al verse tan grande y superior ante los animales, porque "el Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín del Edén, para que lo guardara y lo cultivara", olvida que "puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol de conocer el bien y el mal no comas; porque el día en que comas de él, tendrás que morir".
    Dios había creado todo con gran armonía y bondad y que, por lo tanto, no hay en la mente de Dios ningún propósito negativo. ¿Por qué eligió Dios darnos la libertad? Porque era lo más digno para el hombre a pesar de sus consecuencias. ¿Quién se imagina un mudo sin libertad?

    El árbol de conocer el bien y el mal nos lleva a entender que, la gran tentación del ser humano y su perdición, es querer eliminar a Dios. Y de aquí el dialogo entre Eva y la serpiente. "Nada de pena de muerte, dice la serpiente, lo que pasa es que Dios sabe que en cuando comáis de él, se os abrirán los ojos y seréis como Dios."
    De aquí nace que el hombre debe morir, porque el hombre quiere ser Dios. Y el Señor Dios dijo a la serpiente "maldita tú entre todos los animales". Pongo hostilidades entre ti y la mujer, entre su linaje y el tuyo" y él, (su linaje), herirá tu cabeza".
    No solo se anuncia una nueva Eva: María, principio de la Redención a quien no podrá tocar la serpiente sino QUE será su linaje, Jesús, su hijo, el que "herirá tu cabeza",
    Eh aquí el por qué de la Semana Santa. Una nueva creación de redención anunciada en el Génesis. Jesús como hombre también debe morir, no por su pecado, sino porque desde el principio de los tiempos se ofreció al Padre para cargar con las culpas de toda la humanidad y para ello tenía que hacerse hombre mortal.
    Y no es solo un relato en un poema con profunda doctrina de algo que sucedió, es que cada uno de nosotros, hoy, quisiéramos ser la única medida de nuestros actos negando aún la existencia de Dios. Y aunque Dios es sobre todo amor, su esencia Divina le exige ser justo. Y para eso Cristo se ofrece al Padre para poder ofrecer a Dios una recompensa de valor infinito ante tan infinita ofensa, cosa que sin él habría sido imposible. Jesús lo dice: Sin mí nada podeis hacer. ¿Por qué nos ama tanto?
    Y esa imagen de Dios, a quien no quitó la inteligencia, ni la memoria ni la voluntad ha llegado ya hasta hoy, a remontarse en los arcanos del espacio para encontrar aquella onda expansiva del primer momento de la existencia de la materia, (miles de millones de años del Bing Bang) más sigue en el error de querer eliminar ser imagen y convertirse en Dios, expulsar a Dios.
    Todo el pensamiento y ciencia humana, actos humanos intelectivos, solo son partículas, participaciones de la Ciencia Divina con la que descubrimos los secretos de su Sabiduría, y nada podemos "crear!" porque cuanto hacemos es, o usar de la materia combinándola, aún en la formación del genoma humano en laboratorio, o actos del pensamiento con el que podemos libar cuanto de bello y sublime hay en la naturaleza y puede expresar con palabras nuestra inteligencia.
    Nuestra naturaleza, por la disposición fantástica evolutiva, así lo quiso Dios después de nuestra osadía de querer ser Dios, no es más que un conjunto de partículas en crecimiento y multiplicación admirable ya con su destino de reproducción y muerte.
    Nuestras manifestaciones en obras arquitectónicas o literarias en todas sus facetas perfeccionándolas en el tiempo, no son más que obras propias de una naturaleza inhabitada por el Espíritu de Dios. Desde el origen existe el culto a los espíritus y los dioses porque creían en un más allá después de esta vida. No es un invento de la Iglesia.
    Los mismos puros animales, como los gérmenes y las plantas, manifiestan que la vida es esa inhabitación de una fuente necesaria de VIDA en grado muy inferior y diverso al hombre, pero que la supera, perfeccionando la materia.
    Partícula es: cada una de las partes constitutivas del átomo, como el fotón, el electrón, el positrón, el mesotrón, el neutrón y el protón. (Diccionario). Todo un pequeño mundo en ordenadísima proporción que no puede resultar del azar, sin más. La misma sabiduría que ordenó la formación de las galaxias tenía que ordenar muy exacta y sabiamente los elementos de la materia más pequeños, a los que añade, a cada uno, un nivel de vida.
    Y en la cúspide, Dios colocó al hombre que, dotado de los mismos órganos de los animales, con diferencia de la racionalidad en el hombre: imagen de Dios, pero todos con fantástica organización, con miles de millones de conexiones sincronizadas, nos hablan, no del "azar", sino de una Sabiduría, de una Inteligencia Infinita Organizadora.

    Terminemos con R. Tagore, espíritu abierto a la luz de la naturaleza ante un Dios que nos creemos ausente cuando es el origen y la subsistencia de todo ser.
    "Permíteme, Dios mío que mis sentidos se dilaten sin fin, en una salutación a Ti, y toquen este mundo a tus pies".
    "que todas mis canciones unan un acento diverso en una sola corriente, y se derramen en el mar del silencio en una salutación a Ti.

    Y así Juan de la Cruz: "Mi amado, las montañas, los valles solitarios nemerosos, las ínsulas extrañas, los ríos sonorosos el silbo de los aires amorosos".
    ?Olvido de lo criado, memoria del Creador, atención a lo interior y estarse amando al amado?.
    ---
    Y así, al ver por nuestras calles las imágenes de Cristo, PALABRA CREADORA y la SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD anunciada por Profetas, acompañado con las lágrimas de la Madre, no olvidemos que la Redención estaba anunciada desde las primeras páginas de la Biblia.
    Dios con su Palabra (Jesús) crea, y Dios con su Hijo (Jesús) Redime.
    ¿ Y lo crucificamos?
    ¿No es lógico verle aclamado ya sobre nuestros hombros ensalzado por las calles?


    <!-- editby -->

    editado por: ASandy, 13/04/2014 09:10h<!-- end editby -->