facebook accitanosdelaestacion.es Anuncios GOOGLE patrocina © Accitanos de la Estación ® desde 2008 ...
Hola invitado Inicio Yo viví o trabajé en la Estación de Guadix Login 25/11/2020 14:09h
           

Ir a la página: [-1] 1 - 2

Ir Abajo
La rica arquitectura religiosa española
  • Publicado: 26.02.2009, 12:35
     
    ASandy
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    13.04.14
    Mensajes:
    513
    LOS MONASTERIO CRISTIANOS Y SU GRAN INFLUENCIA EN LA CULTURA

    ¿Son los Monasterios una reliquia del pasado y nada más?
    ¿Para qué fueron instituidos?
    ¿Hoy es tiempo propio de Monasterios o, no sigue vigente su misión?
    ¿Es necesario saber su importancia Histórica, hoy, para sentirnos herederos de tanta grandeza espiritual y cultural?

    La vida monástica para los cristianos empezó poco tiempo después de la muerte de Jesús. Los primeros cristianos compartían sus posesiones y llevaban una vida de entrega a Dios.
    En el siglo III, san Antonio, un cristiano egipcio, reflexionó sobre las palabras de Jesús, Ve, vende todo lo que posees y dáselo a los pobres, y entonces él y sus seguidores abandonaron todas sus posesiones y marcharon al desierto de Egipto y Siria. De esta manera creían vivir más cerca de Cristo dedicándose a la oración y la contemplación.
    Inicialmente vivieron solos, pero poco tiempo después decidieron unirse y habitar en cuevas o chozas construidas por ellos mismos, sencillas pero suficientes como para hacer su vida de oración en comunidad.
    En el siglo VI san Benito creó una comunidad, los benedictinos, y estableció reglas de convivencia que luego sirvieron de base para otras congregaciones. Los seguidores de San Benito hacían tres promesas: abandonar todas sus posesiones personales (voto de pobreza), no mantener relaciones sexuales (voto de castidad), y seguir las reglas de la vida monástica obedeciendo al abad (voto de obediencia).
    En la Edad Media, muchos de los monasterios también servían como granjas, casa de huéspedes, centros de aprendizaje y hasta como hospitales, siempre bajo las reglas benedictinas.
    Más tarde aparecieron otras órdenes que establecieron reglas aún más rígidas, como los cartujos o los cistercienses.
    Los monjes de esta última orden eran conocidos como monjes blancos, debido a que utilizaban hábitos de lana sin teñir. Esta congregación fue fundada en 1098. Construían sus monasterios bien alejados de las ciudades y allí cultivaban la tierra y criaban su propio ganado.
    En Inglaterra se construyó, en 1131, la abadía cisterciense de Rievaulx, en Yorkshire, donde los monjes tenían prohibido hablar.
    En la segunda década de siglo XIII se crearon dos nuevas órdenes: los franciscanos (1210), que se guiaban por las enseñanzas de san Francisco de Asís; y los dominicos (1216) seguidores de santo Domingo. Los franciscanos profesaban la pobreza y la ayuda a los semejantes, mientras que los dominicos combatían la herejía cátara. Ambos eran conocidos como "frailes".
    Tras la Reforma Protestante, muchos monjes abandonaron los monasterios para seguir la doctrina de Lutero. Luego, durante las guerras de religión, muchos monasterios fueron saqueados y destruidos.
    Más tarde se crearon nuevas órdenes, como la Compañía de Jesús, cuyos miembros eran conocidos como jesuitas y dedicaban su vida a misionar y predicar por todo el mundo, especialmente en las nuevas tierras descubiertas al oeste de Europa, donde se fundaron muchos e importantes monasterios
    ---

    San Benito
    San Benito tiene una definición famosa y clásica de lo que es un monasterio. En el Prólogo de su Regla le llama: Dominici schola servitii. La escuela del servicio del Señor.
    La concepción benedictina de la vida religiosa se asienta sobre la importancia concedida al monasterio. Sobre la estampa de monasterio que se esboza en la Regla.
    Establece el monasterio sobre un plan familiar. Con los vínculos que no son fríamente sociológicos. Ni tan sólo espiritualmente religiosos. Con una entrañada relación familiar. Con su buen margen afectivo.
    Por eso es una institución muy humana.
    En el monasterio, y por esta enseñanza, es donde se hace fácil, natural y flexible el servicio de Dios.
    Lo que en definitiva se practica y ejercita en el monasterio es la caridad del amor de Dios. Aquí es donde las almas de los monjes crecen en la caridad.

    Lo nuevo en San Benito

    En la estabilidad monástica llegamos a uno de los aspectos típicos del orden benedictino. Una verdadera novedad.
    Porque antes de San Benito hubo muchos monjes. El monasterio era una institución tal vez demasiado desarrollada.
    San Benito prescinde de lo necesario, de tantas cosas anecdóticas del monacato, porque va a lo principal.
    Estabilidad, contra el peregrinar de los monjes andariegos.
    Vida en común, contra el egoísmo del aislamiento.

    Vida en comunidad
    Un monasterio supone una vida en comunidad.
    Bien está que haya anacoretas. Pero es una vocación madura y en cierto modo extraordinaria. No es empeño para todos y mucho menos para principiantes.
    La vida en común es, en cambio, muy sana. Una invitación permanente a no pensar en sí mismo. Una invitación permanente a la caridad. A pensar en los demás con caridad. Y a sufrir con paciencia las adversidades y las flaquezas de los prójimos.
    Y junto a la caridad la disciplina. Contra el protagonismo y la originalidad. Por un lado la obediencia. Por el otro el fiel cumplimiento de la Regla. Que es algo exterior, objetivo. La norma concreta de nuestra vida religiosa.
    En la vida en común de los cenobitas se cumplen los tres votos que emite el monje en su profesión monástica.
    Estabilidad: Permanencia y perseverancia en un monasterio.
    Conversión de costumbres: Que la entrega a Dios sea real y no una pura fantasía.
    Obediencia según la Regla: Sometiéndose a la autoridad de un jefe.

    El silencio

    El silencio viene a ser el clima espiritual del monasterio.
    No es sólo una necesidad de la convivencia.
    No es sólo una exigencia de la paz del claustro.
    Su verdadera función entra ya en la vida de oración.
    Un silencio que es necesario para oír a Dios.
    Silencio de recogimiento. Silencio exterior. Pero sobre todo silencio interior.

    En capitulos posteriores intentaré hacer un recorrido por los Monasterios de España, reseñando muy brevemente su historia e influencia.
    ---
    Los Monasterios hinduistas son dignos tambien de mención.
    Se denomina saniasi al hinduista que decide abandonar la vida familiar y dedicarse a la oración. Visten túnicas color azafrán y son ayudados por el común de las gentes, quienes los consideran hombres sabios. En los monasterios hinduistas, los monjes viven en construcciones de habitaciones sencillas y con grandes salones para la meditación. El equivalente al monasterio cristiano se llama áshram, aunque sus construcciones y modo de vida difiere en algunos puntos.
    Los monasterios budistas (viharas) son similares a los hindúes. Antiguamente los monjes budistas solo pasaban en ellos los tres meses de lluvias. En ambos casos los monjes pueden abandonar el monasterio y llevar una vida familiar.
    En China se encuentran algunos monasterios famosos, como los de Shaolin, donde los monjes eran muy honorables, espirituales y valientes, pero eran guerreros, aunque sus artes guerreras tiene origen en las filosofías pacifistas del budismo y el taoísmo. El primer monasterio Shaolin fue construido durante la dinastía Wei del Norte (386 - 534), durante el año 495, en la provincia de Henan (China).


Ir a la página: [-1] 1 - 2