facebook accitanosdelaestacion.es Anuncios GOOGLE patrocina © Accitanos de la Estación ® desde 2008 ...
Hola invitado Inicio Yo viví o trabajé en la Estación de Guadix Login 04/07/2020 15:52h
           
Ir Abajo
A LA LUZ DEL CARBURO
  • Publicado: 27.01.2009, 18:09
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    El carburo calcico es una substancia de solida de color grisaceo que reacciona exotericamente con el agua para dar cal apagada (hidroxido de calcio) y accetileno CaC2.
    Mezclado con agua se produce un gas que al entrar en contaco con el oxigeno produce una lla delgada y de alta temperatura, fué utilizado en la antigüedad en las llamadas lamparas de carburo, carburero o lampara de gas acetileno.
    El aparato en cuestión, consta de dos partes, un recipiente donde se coloca la piedra de carburo, enroscado a un deposito de agua en su parte superior, el deposito de agua tiene un regulador para que el agua entre gota a gota en contacto con la piedra, se produce un gas, que sale al exterior por una boquilla de ceramica recubierta de metal, se le prende una cerilla y tenemos la luz.
  • Publicado: 27.01.2009, 18:30
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    Entre las tareas de un ferroviario, era esta una de ellas, aquellos que tenian que hacer servicio de noche, en estaciones , muelles, casetas de paso anivel, almacenes, y sobre todo en aquellas betustas máquinas de vapor, llevar la lampara de carburo , limpiarla y tenerla dispuesta para pasar la noche.
    Noches sufridas, con mucho calor en verano y mucho frio en los inviernos , cuanttos esfuerzos de persona incansable, conversan maquinista y fogonero así se le llamaba al Ayudante en aquellos tiempos, tantas cosas se dicen, la familia, las preocupacioenes, los hijos, cuantos de aquellos son hoy actuales ferroviarios, llevando en la sangre, el amor que esos padres le dieron, para estar en nuestra querida empresa, era lo más grande, sentirse FERROVIARIO, que agusto, trabajo en la empresa donde lo hizo mi padre, mi abuelo y tantos amigos.
    Enciende el carburo, que ya poco vemos, un trago y unas paladas de carbon, como ruge la caldera, el humo ocupa el espacio hacia el cielo, el vapor intenso , blanco pero denso, macho abre el regulador que vamos a tope.
  • Publicado: 28.01.2009, 09:37
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    Hombres forjados de no se que material, fuertes, con gran autoridad, padres de familias la mayoria de ellas numerosas, trabajadores de responsabilidad, era la familia Ferroviaria. Maquinistas y ayudantes, estas parejas profesionales de lo mas grande, en su trabajo estaban convencidos de que las máquinas que conducian eran su segundo amor, velaban y soñaban con ellas, alguna vez hemos visto, como trataban a sus máquinas, parecian algunas de ellas tratadas con betún, como cuando aquellos hoy perdidos limpiabotas dejaban los calzados con ese impresionante brillo, así, brillaban esas guapas máquinas de vapor, que aún en nuestro pensamiento y en la retina de nuestros ojos está grabada esa bonita estampa.
    Esa és mi máquina que nadie la toque bajo ningun concepto, aún estando enfermo me levanto y hago el turno, cuantas horas de trabajo interminables, era impresionante el pensamiento de estos maquinistas, por encima de todo estaba su máquina, como reluce esa máquina que brillo tiene, sus aros dorados , los pasamanos, los faroles, como pistonea , el vapor le adorna, mole de hierro , guapa señora.
  • Publicado: 28.01.2009, 10:11
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    Cuanta veces de niño he visto colgar del techo de las máquinas el porron de agua a veces liado en cuerda de tomiza humedecida para que con el aire estuviese fresca el agua dentro del mencionado recipiente, algunas lo llevaban colgado en un lateral, también ese artefacto llamado Carburo, cuando llega la noche , esa luz que desprende el carburo es la que tienen estos hombres para ver y poder realizar su trabajo, muchas veces me preguntaba, si la máquina no lleva luz electrica, ¿como van tan iluminados?, era la luz del carburo, la que alumbra por esos llanos solitarios, por las trincheras oscuras, los tajos , los puentes, la noche solitaria, la conversación de esa pareja de hombres que debajo de ella hablan , hablan y hablan, el sudor de su frente lo ilumina bajo ese pañuelo de cuadros que unos lo llevan en la cabeza y muchos de ellos en el cuello.
    Esa luz también acompañó a otros grandes ferroviarios en las estaciones solitarias ,llevaban el peso y responsabilidad de los trenes. Facotres de Circulación, cuantos telegramas y partes han tenido que confeccionar, pasos de trenes peticiones y concesion de via, el carburo estaba presente, no habia otra cosa, en algunas tenian algo mejor como la candileja , siempre de noche porque si habia Jefe en la estación que era la máxima categoria, este, se ocupaba del trabajo de día.
  • Publicado: 28.01.2009, 11:30
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    Solitario de la noche, pendiente en su trabajo, pequeña estación, a lo sumo un especialista mozo de agujas en otros tiempos, pero en la mayoria de los casos la soledad era su compañia, absorto en sus pensamientos, mirando hacia esa luz tan blanca casi azulada, cuantos pensamientos vienen a la mente, se aproxima una circulación y ha de recibirla, habla con los maquinistas para hacer una pequeña maniobra, no tiene especialista pero el puesto de mando ordena que hay que hacer la maniobra, con la mente clara y sabiendo su obligacion hace el trabajo a la perfección, no se queja pero en el cuerpo lo lleva es una persona sufrida , a él le gusta tiene amor a su trabajo que conoce perfectamente, desde las agujas de entrada ve a lo lejos el pequeño resplandor de esa su pequeña estación, vuelve se sienta a su mesa y continua con su labor de petición de via a su colateral y darle salida al tren que ya tiene dispuesto y preparado para otra nueva orden, como testigo de este trabajo el incansable resplandor de la LUZ DEL CARBURO.