facebook accitanosdelaestacion.es Anuncios GOOGLE patrocina © Accitanos de la Estación ® desde 2008 ...
Hola invitado Inicio Yo viví o trabajé en la Estación de Guadix Login 13/11/2019 12:24h
           
Ir Abajo
En recuerdo de nuestros profes........
  • Publicado: 02.01.2009, 16:14
       
    roberto
    rango:
    Moderador/a Moderador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    29.08.16
    Mensajes:
    204
    icon_wink icon_wink icon_wink Don Miguel Pastor

    Hace ya mucho tiempo, cuando yo tenía catorce o quince años y estudiaba bachillerato, tuve la gran suerte de tropezar con grandes profesores.
    Sería difícil destacar a alguno de ellos, pero por haber fallecido recientemente, me vienen a la memoria recuerdos imborrables de Don Miguel Pastor, y aprovechando la ocasión que me brindan del opúsculo "Nieve y Cieno", quiero contaros pequeños detalles de este gran hombre.
    Don Miguel tenía una amplia carcajada y un mayor sentido del humor. Muy rara vez se enfadaba en clase y eso que los alumnos que tenía, entre los que tengo la suerte de contarme, no éramos muy ortodoxos en el sentido académico, ya que por motivos propios de la edad éramos más bien revoltosos e inquietos.
    Don Miguel siempre tenía a mano aquel chiste fácil que contaba una y mil veces y que nos hacía reír a todos a carcajadas y especialmente a él mismo, con aquella sonora y estruendosa risotada que dejaba al descubierto aquellas paletas tan simpáticas, tantas veces exhibidas.
    Solía repetir con frecuencia el mismo chiste, lo que originaba una algarabía tan estruendosa que enseguida se sabía dónde estaba dando clase Don Miguel.
    Hoy, cuando ya han pasado más de veinticinco años, me doy cuenta que hubiera sido muy difícil mantener nuestra atención si no hubiera sido por aquellos chistes oportunos.
    En el sentido académico, Don Miguel era un sabio profesor que cuando detectaba que teníamos alguna preocupación, hábilmente sabía sacarnos del apuro.
    En cierta ocasión, estábamos un día en clase y noto cierto desasosiego. Después de unas cuantas tentativas de reconducir la clase y viendo que no lo conseguía, nos dice: ¿Qué examen tenéis ahora después?.
    Enseguida, uno se levantó y le dijo que teníamos un examen muy complicado de matemáticas del que había una parte fundamental que no comprendía nadie y que iba a caer con toda seguridad.
    En aquel momento preguntó de qué se trataba y levantándose, se subió las mangas de la sotana, cogió tiza y se puso a explicarnos aquella materia tan complicada para nosotros, pero que para él permanecía tan fresca en la memoria que daba la impresión que la hubiera estudiado la noche anterior.
    Y ahora, os voy a contar una anécdota que presenció mi madre, en la que se puede apreciar el gran talante y la exquisita sabiduría de Don Miguel.
    Venía mi madre de la Catedral y se encontró con él en la Plaza de las Palomas, se saludaron y como llevaban el mismo camino empezaron a andar juntos y a charlar de temas diversos. A esto que se les acerca una mujer y dirigiéndose a Don Miguel le dice que quería confesar.
    Mi madre, a la vista de lo ocurrido, se despide e intenta irse, pero él le dice que no se preocupe que "ésta confiesa delante de los dos, pues yo la conozco bien", y dirigiéndose a la mujer le dice, "empieza a contar", y la mujer le relata que tiene promesa de ponerse un hábito, pero que no encuentra dónde comprar la medalla escapulario.
    Don Miguel la mira sorprendido y le dice que él no era hojalatero.
    La mujer se despide perpleja y mi madre y Don Miguel siguieron andando y charlando.
    Cada vez que mi madre recuerda aquel encuentro no puede evitar reírse y recordar con cariño a Don Miguel.
    Personalmente, le recuerdo como una gran persona que supo estar siempre a la altura de las circunstancias.
    Confío en que Dios le habrá preparado una buena "Cátedra", para que siga impartiendo sus clases magistrales.

    © Jesús Roberto Balboa Garnica
    Artículo publicado en el opúsculo "Nieve y Cieno"
    Enero de 1998


    <!-- editby -->

    editado por: roberto, 02/01/2009 17:17h<!-- end editby -->

    firma
    www.elpimo.es
  • Publicado: 04.01.2009, 17:29
     
    juanpérez
    rango:
    Colaborador/a Colaborador/a
    Registrado desde:
     mayo 2008
    Estado:
    desconectado
    última visita:
    28.06.11
    Mensajes:
    177
    Cuanta razon tienes amigo Roberto:
    Primero es mi deseo que te encuentres restablecido de tus problemillas de salud.
    Don Miguel Pastor, siempre es bueno recordarle y además con alegria y a la vez con gran humor, que gran profesor y que gran hombre, amigo a la vez de cuanta persona se acercaba a su lado.
    Leía el periódico en clase y el cigarrillo nunca lo terminaba, nunca suspendia a los alumnos que con él estabamos, guardo muy buenos recuerdos de aquel tiempo que aunque parece lejano, hoy está más cerca que nunca, sus formas de confesar, su chato de vino en la Sociedad de Cazadores, sus chistes como bien mencionas, es muy grato su recuerdo y agradezco que le dediques tus buenas palabras, iré sacando del recuerdo algunas cosas . Un saludo J.B.